jueves, 28 de diciembre de 2017

LA NOCHE





¡Qué desperdicio es pasar la noche durmiendo! La noche está llena de belleza, nuestros sentidos se agudizan, nuestra sensibilidad es más intensa y lo misterioso se muestra en todo su esplendor.

jueves, 7 de diciembre de 2017

LULLABY



Mi vida está muy unida a la música. Escucho música todo el día, estudio música, sueño música...
En mi programa de radio, Arkanum la música es imprescindible, necesaria para crear ambiente e ilustrar cada misterio. Es música ambiental, enigmática... 
Años antes de empezar con Arkanum trabajaba en la radio a jornada completa. Por aquel entonces a pesar de mi pasión por la música y mis gustos tan variados encontraba que lo que sonaba en la emisora era demasiado comercial y carecía de interés para mí que me estaba enamorando con fuerza de la música clásica, mi favorita. Dejé de tener interés en las novedades musicales y no me llamaban la atención la mayor parte de artistas que sonaban en las ondas, algunos grupos incluso me parecían insufribles. Eso no significa que me disgustara todo. La verdad es que algunas canciones de toda la vida son maravillosas y tenía una selección de grupos y cantantes que escuchaba con frecuencia y que intentaba colocar en la programación siempre que podía. En la última hora de trabajo solía ponerme en el ordenador de mi pequeño estudio mis artistas favoritos y las canciones más atrayentes, era un momento en el que estaba sola y gozaba mucho de la música que había elegido en el enorme archivo musical de la emisora. Era un modo especial de terminar la jornada. 
La música sirve para expresarse como cualquier arte, por aquel entonces yo había empezado a estudiar música y soñaba con ser intérprete pero en los momentos en los que estaba en la emisora me expresaba a través de las canciones que había seleccionado ahí mismo, canciones que cuando las ponía yo en la programación muchas veces significaban algo de cómo me sentía o a través de su letra a determinada hora enviaban un mensaje a alguien en concreto. Una canción era un consuelo para una amistad, otra programada en determinada hora era una respuesta a una pregunta que me habían hecho o una opinión sobre un asunto complejo. Puede que entonces yo no estuviera ante el micro pero la canción que había elegido decía mucho de mí en esos momentos.
Hoy estaba pensando en un grupo de rock en concreto que es de mis favoritos y que me ha acompañado toda la vida, en algunos momentos con mucha intensidad: The Cure.
Siempre digo que The Cure me comprenden muy bien. Los descubrí cuando era pequeña. Estaba en el comedor de casa, sola, en un sillón mirando la tele. En el comedor no había mucha luz de modo que el momento tenía un aire aún más misterioso. Empezó por la tv el videoclip de Lullaby. Un impacto. ¡Qué canción! Extraña, hermosa con su sonido hipnótico lleno de misterio y con esa voz susurrante... con un videoclip onírico y asfixiante que le hacía justicia a la canción: un personaje enfermizo e indefenso hundido en la cama y acosado por un alter ego peligroso y siniestro. El malvado hombre araña atacaría. Me sentí muy atraída por The Cure, y yo que me había sentido amenazada por extrañas presencias en la noche vi algunos de mis miedos reflejados en Lullaby. Padezco de parálisis del sueño y no hablé de esto durante años, me resultaba difícil, doloroso, extraño y quería evitar las burlas de los demás. Más adelante, cuando supe más de la parálisis del sueño y vi que era más frecuente de lo que parecía me animé a hablar del tema. Siendo ya mayor y sabiendo inglés pude comprender la letra de la canción, algo que intensificó mi vínculo con ella. Me impacta especialmente el verso: "ya es demasiado tarde para encender la luz." Encender la luz ha sido siempre lo que he usado para escapar de los visitantes nocturnos, lo que conseguía hacer cuando salía de esa horrible parálisis que me impedía moverme y defenderme de los horrendos personajes que aparecían en mi dormitorio. La luz los hace desaparecer. Recuerdo una vez especialmente terrible siendo pequeña en que le di al interruptor pero no se encendió la luz. Había una especie de diablillo animalesco en la oscuridad que soltó una risita maligna en ese momento. Mi única esperanza, la luz, no funcionaba. No fue lo único, sentí los pasos de mi madre detenerse ante mi puerta cerrada como si hubiera oído algo pero no me salió la voz para pedir ayuda y tras una breve espera ella pasó de largo. Estaba sola e indefensa con ese diablillo aunque al final se esfumó.
Otras canciones de The Cure me han marcado aunque no sea lo mismo: One hundred years, Burn, Faith...
The Cure, tan adictivos y versátiles. Siempre me hundo en esa voz magnífica, en los acordes llenos de fuerza... Sonidos que brillan de tristeza, amor, sentido del humor, misterio, rabia, ilusión... Les he escuchado en mis mejores y peores momentos. Saliendo ilusionada de un buen trabajo, acostada en la cama enferma y pasándolo muy mal, en noches estupendas llenas de buena música...
Hace poco tuve un mal despertar y cogí un autobús a las 7 de la mañana. Estaba agotada, triste, tenía miles de cosas por hacer y solamente era martes. Pero al subir al autobús el conductor tenía la radio puesta y sonaba "Friday I'm in love". Sonreí al escuchar esa música. Cambié. Me hizo sentir bien, empezaba el día con algo de alegría gracias a esas notas musicales, era un consuelo, como un abrazo, como una bienvenida. Dejé a un lado parte de mi malhumor y cansancio, la sensación era como encontrarse con una amistad. Además la canción habla de lo larga y pesada que puede ser la semana, justo como me sentía entonces, y es que ya lo he dicho antes, The Cure me comprenden muy bien.


domingo, 3 de diciembre de 2017

EL SIDDHARTA QUE NO LLEGA A BUDA


Últimamente en muchas corrientes de supuesto "new age" se lleva dejar de lado a las personas que sufren. Eso es para alejar "malas vibras," es decir, que no se te vaya a contagiar la angustia y el dolor de los que sufren (por cierto, sufrir por los demás se llama EMPATÍA y es algo necesario en el mundo). ¿Y cuando sufres tú también vas a aprobar que te abandonen? En ese caso, si estás en ese rollo "espiritual," cuando sufres tú tienes que disimular tu dolor, sonreír aunque no quieras para "atraer" lo bueno, gustar a los demás y decir que te sientes de maravilla y que todo es estupendo cuando eso es mentira y necesitas llorar,  desahogarte y hacer algo verdaderamente útil para cambiar tu situación. La felicidad obligatoria es un infierno, añade más pesar a tus penas. No entiendo ese rechazo al dolor  propio y al de los demás con fines "espirituales". A algunos no les sabe mal que los demás sufran, les molesta que los que sufren se quejen. Es un "cállate que me molestas." Es egoísmo puro. ¿Qué clase de espiritualidad abandona a los que están mal? Si alguien pasa un mal momento lo que debes hacer es ayudarle en la medida que puedas. 
Estos movimientos son modas ridículas y no tienen nada de espiritual, todo es una pose absurda, falsa y dañina. Recuerdo la historia del príncipe Siddharta, su familia lo alejó de cualquier dolor pero cuando él decidió conocer mundo pudo ver la enfermedad, la vejez y la muerte. Vio sufrimiento y decidió cambiar de vida y buscar la iluminación, tras un largo camino se convirtió en Buda. Pero parece que en las corrientes new age tan de moda y que se creen tan espirituales, Siddharta nunca llegará a ser Buda, se dará la vuelta y volverá a su palacio con su vida de niño pijo, dándole la espalda a los problemas del mundo y pensando en lo guay y buena persona que es. 

sábado, 16 de septiembre de 2017

SOÑANDO CONTIGO



Qué hermoso eres, qué alejado estás de todo, eres sobrenatural, estás por encima de la repugnancia del mundo. Eres etéreo y misterioso.
Qué bello es formar parte de tu existencia tan oscura y brillante al mismo tiempo, contigo puedo entrar en otra dimensión, puedo perderme en un exquisito trance de placer y belleza.
La música hermosa suena y se introduce en nuestro cuerpo y en nuestra alma acompañando cada preciosa visión enigmática que nos rodea. La pesadilla del mundo puede disolverse cuando vivo este sueño junto a ti.
Es tan grande lo que siento contigo que por un momento creo que puedo ver la eternidad. A tu lado todo lo precioso se vuelve infinito.

ROCKEROS


Últimamente veo a la gente muy pesada metiéndose con rockeros por hacerse mayores y/o estar ganando peso: que si qué pena da Axl Rose, que si Robert Smith se ve fatal, que si los Rolling son patéticos, que si Ozzy Osbourne es una ruina, que si Alice Cooper está hecho un vejestorio...
Algunas personas no saben que el tiempo pasa para todo el mundo y está bien, algunos se mantienen mejor y otros no tanto pero no pasa nada. Ni ganar años ni ganar peso supone tener menos valor y es bastante corriente. Las estrellas del rock pueden pareceros dioses pero son personas como todo el mundo. Habrá siempre el que diga que esos cambios físicos indican deterioro, decadencia... pero para mí el deterioro y la decadencia es quedarse atrapado en el alcohol y las drogas sin poder salir jamás.
Me parece vergonzoso leer declaraciones como las de Cosmo Hallstrom (psiquiatra, vivir para ver) que dijo que Freddie Mercury tuvo un buen final porque murió joven y nadie tuvo que verle como una vieja reina gorda. Y digo yo: ¿morir de sida y siendo joven es un buen final? Ojalá Mercury hubiese llegado a mayor y también hubiese hecho más música, tenía mucho más por ofrecer. La semana pasada habría cumplido 71 años y eso sería maravilloso. Su fin fue una desgracia, un sufrimiento atroz que acabó con su vida cuando estaba solamente en sus 40. Pero la gente es tan ridícula y superficial que cree que lo único que vale en esta vida es la juventud, algo que por cierto, es pasajero y está sobrevalorado. Pues yo hubiese preferido ver a Freddie Mercury mayor, gordo o no antes que verle como terminó, consumido por una espantosa enfermedad que lo llevó a la tumba. No seamos tan frívolos. Vamos a dejarnos ya de chorradas románticas sobre morir joven, eso es absurdo. Morir joven no es bueno, es horrible, y hacerse mayor no es un espanto, en realidad es un privilegio del que no todo el mundo puede gozar.
Es muy grave ese rechazo enfermizo hacia la vejez (y frecuentemente incluye por desgracia rechazo hacia la propia gente mayor). Deberíamos aprender a ver la vejez como algo bueno y dedicarnos a cuidarnos para estar lo mejor posible tanto tiempo como podamos. Hay que valorar más la experiencia, lo que se hace en la vida y no ridiculizar a los que llegan a mayores. Axl Rose ha salido vencedor de duras batallas. Robert Smith sigue siendo un portento musical, los Rolling Stones pueden con algunos jóvenes, Ozzy Osbourne está siendo investigado por científicos para ver cómo puede estar tan bien con todo lo que le ha pasado, Alice Cooper con su experiencia y libre de sus adicciones es más poderoso que nunca... Algunos de estos rockeros han tenido mala vida y han tomado las peores decisiones pero han sobrevivido, han aprendido a ser mejores y siguen aquí con sus carreras.  Otros muchos no han sido tan afortunados, murieron por accidentes, enfermedades,  drogas... pero ojalá siguieran aquí. Y en lugar de alegrarse por los que están vivos hay un aluvión de críticas y desprecios impresionante. Lamentablemente para algunos más vale la juventud y la imagen que la propia vida, los logros, el aprendizaje, la experiencia y el aprovechar cada momento en hacer algo bueno. 
Puedes quejarte de la pobreza, de la enfermedad, de la maldad que hay en el mundo... pero no por cumplir años, por favor. Qué pesaditos con ser joven eternamente, qué valores tan pobres y cuánto seso sorbido por la publicidad. Haced algo con vuestra vida y puede que no os duela tanto haceros mayores, veréis cada año que pasa como una nueva aventura en la que ser mejores. Hay que aprovechar la vida tanto como sea posible.


sábado, 15 de julio de 2017

¿SEÑALES?


Hace unos años me obsesioné o algo parecido con el tema de las decapitaciones. El tema estaba en todas partes. Compré una ancha gargantilla de encaje y pensé que era muy apropiada para proteger mi cuello, vi un film en la que aparecía un Buda de oro que acababa decapitado, en TV aparecían horribles terroristas decapitando a sus víctimas... y mucho más, siempre encontraba algo que tenía que ver con algo tan terrible como la decapitación. Además en esa época junto a la fotógrafa Modry y alguien muy especial para mí organizamos en una casa abandonada una sesión de fotos usando el interior y el exterior de la casa. Sacamos algunos muebles y los colocamos fuera e improvisamos una especie de hogar al aire libre, entonces, en una de las fotos que me tomó Modry se ve mi imagen reflejada en un espejo roto, el pedazo de espejo que se corresponde con mi cuello había caído. Alguien amado llamó a esa foto "María Antonieta". Yo le añadí otro nombre: "Falsa sensación de seguridad." Además en la foto llevaba puesta una gargantilla confeccionada por la misma Modry y la gargantilla es un accesorio que sirvió en el pasado para emular un corte en el cuello, la decapitación. Tras la revolución francesa muchas personas que habían perdido seres queridos en la guillotina usaron estos collares como homenaje. También en parte, se cree que los espejos rotos dan mala suerte porque muestran nuestra imagen rota, distorsionada, descompuesta... se dice que en cierto modo si nuestra imagen está destruida entonces nosotros también. Otra de las varias versiones que explican la superstición nos habla de espíritus peligrosos atrapados en el espejo que salen cuando éste se rompe...  y pueden atacarnos. Además ese espejo de la foto era muy antiguo, esos son los espejos que suelen estar más embrujados, ¿quiénes se habrán reflejado en él?


Esa foto se unió a la cantidad de experiencias relacionadas con decapitaciones y me preocupó aún más. Me preguntaba el porqué de esos pensamientos, me asustaba que fueran premoniciones de algo grave. Un amigo que escuchó mi historia me dijo que todo estaba relacionado con unos problemas de garganta por los que yo sufría mucho pero que por suerte terminaron bien. 
Pedí a Modry que no publicase esa fotografía en ningún medio, temía que desencadenara algo por absurdo que parezca, sentía que esa foto debía esperar un tiempo para ver la luz. 
Finalmente pensé que podía escribir una relato con todo ese asunto y escribí "Muerte sobre ruedas" un bizarro capítulo de mi libro "La noche de las cien velas." Sentía que con esa historia estaba realizando un exorcismo a mis miedos. Todas las referencias a decapitaciones desaparecieron de mi vida, mi salud mejoró y la foto se publicó sin que ocurriese nada malo, todo lo contrario, me sentí feliz de que la gente viera esa fotografía. Tal vez sí significaba algo todo este asunto de las decapitaciones: debía escribir "Muerte sobre ruedas".
Recuerdo también que siempre me gustó "Alicia en el país de las maravillas", esta historia de Lewis Carrol siempre ha estado muy presente en mi vida. De pequeña huí de Wonderland por temor a la Reina de corazones...
Esta serie de señales que nos llaman tanto la atención ocurren, hay una extraña sincronicidad. Trabajé una vez con una chica que deseaba ser madre y no lo lograba inclusó llegó a someterse a tratamientos de fertilidad y durante todo ese tiempo encontraba chupetes en todos lados, era un tormento. Por suerte su sueño se hizo realidad y ahora tiene dos hijos. 
En algunas bibliotecas la gente pone velas en las estanterías para agradecer la ayuda del "ángel de la biblioteca." ¿Quién es? Pues a veces ocurre que buscando sobre determinado tema para hacer un trabajo en principio no hay mucha información pero de pronto ésta empieza a brotar misteriosamente, se cree que es un ángel que ayuda a los estudiantes poniendo ante su vista los datos que necesitan. A mí también me ha ocurrido.
Ayer hablé con un viejo amigo al que hace mucho tiempo que no veía, él ve extrañas y llamativas señales también y que tienen que ver con su vida, entre ellas encuentra cartas varias veces, algunas son del Tarot y la Rueda de la fortuna aparece con frecuencia. Pocas cosas están tan cargadas de símbolos e historias como las cartas. Por cierto, otra carta, la de la Fuerza muestra una línea en el cuello, no se sabe si es un collar o un corte...
Otro detalle más: ayer vi un vídeo sobre la interesante vida del bailarín sirio Ahmad Joued. Por el hecho de bailar ha sido amenazado  de muerte por los terroristas. Ahmad se tatuó detrás del cuello: "danza o muere" justamente en la zona en la que cortan a los prisioneros. Prefiere la muerte antes que vivir sin bailar. Y es que la vida sin arte no vale la pena.
¿Son señales, casualidades o simplemente es algo que siempre está ahí pero durante un tiempo nos fijamos más?




domingo, 9 de julio de 2017

LIBROS



Cuando era pequeña aprendí que el refugio y el consuelo de los libros no se podía comparar a nada. Cada personaje y cada nueva historia formaban parte de mí y yo siempre quería más, hasta el punto de crear mis propias historias, me hacía libros nuevos que escribía ilusionada y que ilustraba también yo misma. Me encantaba (y me encanta) leer y escribir desde una edad muy temprana. Cada página que pasaba era un nuevo regalo. 
Pasar días enteros leyendo es maravilloso. Reír y llorar entre páginas, hacerme amiga de los personajes, vivir aventuras, viajar a lugares extraños…
De pequeña era el hazmerreír de la clase, por varias razones, una de ellas por tener siempre la nariz metida en un libro. Los niños de mi generación, al menos los de mi entorno no leían casi nada e incluso ya de mayor recibí burla por conocer la distribución de la biblioteca. Parecía que algo tan necesario como leer era una vergüenza para esos chicos que se creían tan “molones”. Pero daba igual, yo era muy feliz viajando entre mundos.
Una vez mis padres se hicieron cargo de una librería, fue uno de los mejores momentos de mi vida. Mi familia hacía compras al por mayor y podía llevarse muchos libros a un precio muy bajo. Ellos, contentos con que yo leyera llegaron a decirme que podía hacer una lista de lecturas y que encontraríamos esos libros. Para mí eso era como tener la lámpara de Aladino en mis manos. Recuerdo estar en un sótano que era un almacén lleno de libros y sentirme en el paraíso y podía llevarme un buen puñado de ellos. Por desgracia, eso duró poco.
Si un día no leo me da ansiedad. Si veo una librería tengo que entrar y a poder ser llevarme por lo menos un libro, por suerte actualmente hay librerías de segunda mano muy económicas y eso es mi salvación.


Hay gente que sigue despreciando la lectura, diciendo tonterías como que hoy se lee más que nunca gracias a Facebook o WhatsApp (¿pero desde cuándo el Facebook y el WhatsApp son literatura? En el mejor de los casos puedes acceder a buenos artículos y a páginas dedicadas a la lectura pero leer los estados y los chats nada tiene que ver) o que hoy en día con internet es “subrealista” que se le dé importancia a los libros (¿subrealista? ¿SUBrealista? Fallos tenemos todos pero en este caso seguramente si el señorito leyera sabría que la palabra es “surrealista” y que internet es una herramienta estupenda pero no sustituye a los libros y de poco te sirve si solamente ves por internet basura, hay que elegir bien como en todo, en los libros también hay que saber elegir). 
He visto también gente prepotente y muy cerrada que para justificar que no ha leído nunca dice que leer no es útil, que ellos ya tienen las ideas muy claras y que no necesitan las experiencias de los demás porque ya tienen las suyas (pero todos necesitamos saber siempre más y si unimos lo que vivimos a lo que viven miles de personas ganamos mucho). 
También ha habido gente frívola que me ha criticado por haberme matado a trabajar y después gastar dinero en libros y en estudiar en lugar de “cosas más importantes” que para esa gente era ropa de marca, zapatos a la moda, maquillajes y demás objetos que a mí no me llaman la atención (y yo pienso que esa gente ojalá comprara y leyera más libros que eso no es incompatible con el maquillaje y demás, hay mucha gente aficionada a los zapatos que también lee mucho). 
También encuentro gente que va de culta pero pone excusas tontas para no leer: “que me lío con los personajes”, “que me da pereza”, “que me cuesta seguir la historia”, “que este libro no sé qué”, “que este otro blabla”…
También he visto gente que para terminar un libro antes pasan de largo varias páginas (entonces no se enterarán de nada!) y mucho más que voy viendo.

Por suerte creo que algo está cambiando. Muchos dicen que los jóvenes no leen (siempre metiéndose con los jóvenes) pero la gracia es que hay mucha gente mayor que tampoco lee nunca, la edad no tiene nada que ver. Afortunadamente veo una generación de jóvenes lectores que pisa fuerte. En el colegio yo era la rara por leer pero veo ahora a los niños enganchados a sagas como Harry Potter y siempre con un libro bajo el brazo. Estos críos han descubierto algo maravilloso y entusiasmados con lo que leen tienen muchas probabilidades de querer rodearse de libros toda su vida…¡y lo bien que se lo van a pasar!